El archipiélago de las Islas Canarias tiene mucho que ofrecer: Paisajes espectaculares de aspecto lunar;  volcanes y formaciones rocosas; historia, cultura y gastronomía; desierto, bosque y muchísima naturaleza,  sin olvidarnos de sus preciosas playas y su biodiversidad marina. Gran Canaria es una de las islas más completas que visitar en el archipiélago, aunque la isla es más grande de lo que pensaba y se necesitan al menos 4 días aquí para poder moverte por esa extensa variedad de paisajes.

Lo primero que quería decir es que, siempre que pensamos en lugares exóticos, nos imaginamos el Caribe o el Sudeste Asiático. Pero en España tenemos todo tipo de paisajes, algo que realmente no valoramos. Cuanto más viajo, tanto por España como por el extranjero, más me doy cuenta de lo difícil que es encontrar un país con tanta diversidad. En las Islas Canarias puedes encontrar también una gran variedad de entornos. Gran Canaria tiene mucha montaña y vegetación en su interior. Diría que las playas no son uno de sus mayores atractivos, aunque también las tiene. Lo mejor que ofrece es que cada día se puede hacer algo muy diferente.

Durante mi viaje por la isla decidimos dormir todas las noches en Las Palmas, la capital de la isla. Alquilamos un coche (algo que considero esencial si se quiere conocer la isla). Perdía cada día sobre 1:30h en volver a la capital para pasar la noche, pero mereció la pena (aunque entiendo que para algunos puede ser demasiado tiempo en coche). Pensé que en la ciudad habría una mayor oferta gastronómica y con más ambiente por la noche. El primer día llegamos por la mañana temprano, así que pudimos aprovecharlo al máximo. La empresa con la que alquilamos el coche fue Cicar, y la verdad es que ofrecen el mejor precio y condiciones, además de que los coches están nuevos.

Día 1: Las Palmas

La ciudad de Las Palmas se encuentra al norte de la isla y hay menos turismo que en el sur. El norte es más local, de la gente canaria, mientras que el sur está lleno de guiris, hoteles y resorts. En Las Palmas es donde se puede hacer más turismo histórico-cultural. Vegueta es el casco viejo de la ciudad y dando un paseo se pueden visitar las diferentes atracciones que ofrece: La Plaza de Santa Ana y la Catedral; la Casa de Colón en la Plaza del Pilar y el Museo Canario. Hay alguna cosa más, pero esto es lo que yo visité.

Para comer o cenar tanto comida tradicional canaria, como pescado o marisco, la mejor zona es por Las Canteras. Aquí se encuentra la Playa de las Canteras, una lengua de arena de varios kilómetros que se extiende por la bahía. Y por toda la bahía se encuentran muchísimos restaurantes y bares. También recomiendo ir cerca de la Isleta, al norte de la isla, para ver el atardecer. Por esa zona, antes de la isleta hay un paseo que pertenece a la Playa de las Canteras, y desde ese lado es donde se puede ver el atardecer 🙂

Día 2: Arucas, Teror, Tejeda, Roque Nublo, Pico de las Nieves y Santa Brígida

Cerca de Las Palmas se encuentra Arucas, un pueblo que no tenía en la lista, pero que es un must definitivamente. Fue pasar por la autovía y verlo, y tuve que parar. El pueblo tiene muchas casitas de colores y palmeras, con un estilo muy tropical, algo que comparten la mayoría de los pueblitos de la isla. Y en mitad del lugar se ve La Catedral (conocida popularmente así, pero en realidad es una Iglesia). Subiendo el pueblo, se llega a un mirador desde donde se un paisaje impresionante. La mezcla arquitectónica de neogótico con palmeras y colores, ¡me dejó sin palabras!

La siguiente parada fue Teror, un pueblo con algunas calles muy originales por las fachadas con balcones de madera de muchas casas; además de los muchos comercios con productos artesanos. En este pueblo de montaña, también hay lugares históricos que visitar. Y por lo que vi había excursiones organizadas en autobús que pasaban por aquí, entre otros pueblos.

Después nos dirigimos a Tejeda, un pueblo muy pequeño, pero con unas vistas espectaculares. Todo el paisaje es entre montañas y se ven numerosas formaciones rocosas con picos muy altos. De hecho desde este pueblo se ve Roque Nublo, que es una excursión obligatoria. Para llegar, hay que escribir el nombre del sitio en Google Maps y una vez se llega, se deja el coche en el parking y… toca caminar!

La subida no es complicada, pero mejor ir en zapatillas y con agua. Para llegar arriba se tarda una media hora, pero depende del ritmo de cada uno. Subiendo se ve la impresionante y extensa variedad de vegetación que hay por todo Gran Canaria. Conforme vas llegando a la cima, el paisaje pasa a ser como un desierto, donde se puede ver una especie de roca gigantesca formada por la erosión volcánica. Este es el segundo pico más alto de la isla. El primero es el Pico de las Nieves, cuyo acceso es en coche y no hay que caminar. También merece la pena venir, además de que está a 15 min conduciendo desde el parking del pico anterior. Pero… ¡Me sigo quedando con Roque Nublo!

Después de un día muy completo, volvimos a Las Palmas haciendo parada en Santa Brígida. Este pueblo es muy bonito. Si callejeas un poco, encontrarás calles peatonales muy estrechas con casas muy peculiares  y…  ¡Muchas palmeras por todas partes! 🙂

Día 3: Agüimes, Maspalomas y Mogán

Agüimes fue una parada que no estaba planeada, pero fui  porque había visto una foto impresionante del sitio en internet. En general todos los pueblo eran similares, pero cada uno tenía algo diferente que ofrecer. Este en concreto, también tenía muchas casitas de colores y en el centro la Parroquia de San Sebastián de Agüimes. Desde las afueras del pueblo, se puede ver la espectacular vista de la que hablo.

De aquí nos fuimos a las dunas de Maspalomas, que se encuentran al sur de la isla. Después de haber estado el día anterior entre montañas y rodeada de tantísima vegetación, lo que menos me esperaba era ese paisaje desértico. Es impresionante ver ese contraste, ya que si miras hacia atrás, no muy lejos, ves las montañas. Esta zona, como dije al comienzo, es la más turística. Antes de acceder a las dunas, lo que hay son calles llenas de hoteles, y sobre todo, de turismo. Cuando cruzas las dunas, que solo se puede hacer caminando, se puede llegar a la Playa de Maspalomas y a la Playa del Inglés. Creo que este es el único acceso (cruzar las dunas caminando). La Playa del Inglés se ha asociado con el turismo homosexual por más de 25 años y ambas cuentan con grandes zonas nudistas.

Tras pasar el día de playa, nos fuimos a comer, aunque bastante tarde, al Puerto de Mogán. En este pueblo se ven casitas de color blanco en la falda de la montaña. El puerto tiene una playa pequeñita rodeada de restaurantes. Otro pueblo, que no me dio tiempo a visitar, pero también famoso, se llama Puerto Rico de Gran Canaria.

Día 4: Agaete, Puerto Sardina y Gáldar

Nuestro cuarto y último día nos íbamos por la tarde (esta ruta se puede hacer en una mañana), así que podríais visitar más sitios en el norte o pasar la tarde en Las Salinas. La primera visita fue Gáldar. En esta zona de la isla hay poca vegetación y el paisaje es de pueblos con casitas de colores entre montañas rocosas. También, por esta zona noroeste de la isla, se puede hacer la ruta del plátano, ya que es donde perviven extensas plantaciones de la dulce variedad cavendish.

Puerto Sardina es un pueblo muy pequeño, muy cerca de Gáldar, con una playita pequeña. Aunque lo que más me gustó, sin duda, es su faro. El Faro de Puerto Sardina es el más bonito que he visto nunca. Se encuentra en El Barrio de Sardina del Norte y es simplemente espectacular. Por último, Agaete es el pueblo al que, como he dicho antes, dedicaría la tarde. Aquí se encuentran Las Salinas de Agaete, que son tres piscinas naturales del océano abierto. Tienen escaleras de acceso y desde allí la vista de la costa noroeste de la isla es increíble. Yo no tuve ni el tiempo, ni el clima idóneo, pero seguro que ir aquí en verano tiene que ser un muy buen plan.

Además de todo este itinerario, hay más cosas para ver, aunque creo que esto es mayoritariamente lo que hay que ver en Gran Canaria.  Y aunque me hubiese gustado estar más tiempo en esta isla, ¡no tengo duda alguna de que volveré! Era la única isla de Canarias que me faltaba y no ha dejado de sorprenderme. Canarias es siempre un buen plan 🙂

Estefanía Martínez

About Estefanía Martínez

Como Directora de Arte y como persona, mi deseo es inspirar y motivar a la gente a que viajen y se reinventen nutriéndose de nuevas culturas y lugares.

Leave a Reply