Filipinas es el país más diferente de todo el Sureste asiático: la cultura, la religión, la gente… Es el país menos explotado, más limpio y protegido que he visitado. Pero tampoco quiero generalizar, ya que no he visitado las 7.107 islas que conforman el archipiélago. Sin embargo, os voy a hablar de mi planificación de viaje y los lugares que visité en 15 días, avisando de los que merecen o no la pena y de lo que me habría faltado por ver según algunos consejos de viajeros que conocí por el camino.

Los vuelos internacionales llegan al aeropuerto de Manila, pero si podéis coger otro avión hacia una de sus islas, mi recomendación es que no perdáis tiempo aquí.  Se trata de una ciudad bastante caótica y sucia que nada tiene que ver con lo que es el resto del país. Ofrece un turismo más cultural, con numerosos museos, iglesias, monasterios… No encontrarte con templos budistas ni hinduistas es uno de los motivos que hacen de Filipinas un país asiático diferente. 

PALAWAN

El aeropuerto principal de la isla está en Puerto Princesa. No sé si merece la pena verlo, pero si andáis escasos de tiempo, os recomiendo que vayáis directos a El Nido. Para ir allí tendréis dos opciones: Coger otro vuelo a El Nido (la opción más cara) o coger una van cuyo trayecto dura unas 5h.  Por cierto, como ya había dicho antes, Filipinas es diferente al resto de los países del sur de Asia, y en cuanto al tema de regatear, es bastante difícil. En general no ceden, aunque si se les insiste un rato acaban aceptando, pero solo funciona para taxis y compras, ya que los precios marcados suelen ser los que se pagan. 

El Nido tiene mucho encanto, especialmente por la noche, que además de sus mercados de comida local, también tiene pubs en la playa donde tomar algo y disfrutar de lo más parecido a una vida nocturna animada. No sé si habrá islas con mucha fiesta, hay gente que dice haberla encontrado, pero lo más parecido a ello lo vi en El Nido y Siargao. Si buscas un destino con mucha vida nocturna, creo que Filipinas no es el lugar.

En cuanto a los tours que hacer en barco, hay numerosas empresas. Podéis también intentar regatear en esto y es buena idea preguntar el precio que ofrecen distintas compañías. Pero mi mayor recomendación es que os alquiléis un barco para vosotros, de modo que no vayáis con gente. ¿Os imagináis la típica foto del Big Lagoon pudiendo disfrutarla sin turistas a vuestro alrededor? Pues es posible. Lo primero que tenéis que hacer es alquilar un barco para vosotros.

Y lo segundo, salir antes que el resto de las compañías de tours, sobre las 7:30/8:00h (las compañías salen sobre las 9:00h). Llegaréis antes a las paradas y estaréis solos. También es bueno que se lo digáis a los chicos que os acompañarán en el barco (de modo que modifiquen el orden de las paradas, si lo consideran necesario, para que no os encontréis con más gente).

Alquilar el barco sale por 7500/8000 pesos y caben hasta 10 personas aprox. (estos son los pequeños). Yo viajaba con 5 amigas, por lo que nos salió a unos 20€/persona. El primer día hicimos el tour A y otro día hicimos el tour D. Ambos son impresionantes y ya puedo decir que he estado en playas paradisiacas y… ¡sin gente! No hay precio que pueda pagar eso, de verdad. Y otra cosa que hay que hacer aquí es ver el atardecer en la playa de Las Cabañas mientras os tomáis algo en la playa… ¡ESPECTACULAR!

CORON

Lo mejor de Coron es el tour en barca que sale desde aquí, similar a los de El Nido. Si también queréis ver algo de la isla, os recomiendo ir al Monte Tapyas y visitar las Hot Springs (aunque aquí el agua está muy caliente y solo los valientes consiguen meterse).

Aquí también alquilamos un barco para nosotras, y aunque pagamos menos por el barco, las playas tienen una tarifa que hay que pagar para poder visitarlas, por lo que al final sale más o menos por lo mismo que lo que pagamos en El Nido. En cuanto a las paradas del tour, podéis elegir las que queráis. Mi recomendación es: Hacer snorkel en los Siete Pecados a primera hora de la mañana; visitar el Lago Kayangan y el Twin Lagoon. Si tenéis tiempo podéis visitar más sitios, pero estos tres son los imprescindibles. La parada del Skeleton Wreck, del barco japonés hundido, está llenísima de gente y se ve un trozo de la proa de un barco hundido.

CEBU

La gente suele ir a Cebu para desplazarse a Oslob y nadar con el tiburón ballena. En Oslob no hay mucho que ver, aunque no os podéis perder las Tumalog falls, una cascada color azul tremendamente impresionante. Me parece una parada obligatoria, pues el color de la cascada es precioso y diferente a todas las cascadas que haya visto antes.

En cuanto a nadar con los tiburones ballena, me temo que es una experiencia muy agobiante. Hay una empresa que es la única que lo hace, cobrando a los extranjeros 1000 pesos por soltarte 20 minutos en el agua al lado del animal mientras lo sobrealimentan, para que puedas verlo de cerca. Es un espectáculo de circo. Hay cientos de barcas cerca de la orilla, llenas de gente con los chalecos salvavidas. En fin, no me gusto nada la experiencia, pero ver al pez más grande del mundo sí que mereció la pena, aunque no lo repetiría en estas condiciones.

BOHOL

Desde Oslob nos fuimos en barco a la isla de Panglao en barco.  Si queréis hacer esto, buscad un buen barco, porque yo fui en una barca… que pensé que no llegaría viva. Y por cierto, de camino a Panglao pasé al lado de la isla Siquijor. No estuve, pero me dijeron que es una de las mejores de Filipinas. Fuimos a Panglao por Alona Beach, pero es una zona altamente turística que no tiene nada de especial. Si vuestro tiempo es limitado,  en un día se puede hacer lo más importante de Bohol. Aunque seguro que merece la pena dedicarle algún día más.

Las actividades que os voy a contar no son de playa, pero aportan algo diferente al resto de Filipinas. No os podéis perder el Santuario de Tarsiers de Corella. Los tarsiers son los primates más pequeños del mundo y tan sólo se encuentran en Filipinas, algunos bosques de Malasia o en islas de Indonesia. Están en peligro de extinción y en Bohol hay muchos lugares que dicen ser santuarios, pero en realidad son lugares ilegales donde los tienen en cautiverio. El único santuario oficial es el que he mencionado en Corella, también conocido como The Philippine Tarsier and Wildlife Sanctuary

Aquí veréis a estos pequeños animales en pleno bosque. Cada mañana, gente local los buscas al amanecer en los árboles (ya que se mueven por la noche) y en los puntos que los encuentran por la zona del santuario, se quedan vigilándolos y cuidándolos. Así, controlan que la gente no se acerque demasiado y que tampoco hagan ningún tipo de ruido, pues ambas cosas les causan estrés al animal, lo que les supone un índice superior de muerte.

Otra visita obligatoria en Bohol es a las Chocolate Hills. Y como una experiencia recomendable, os aconsejo que hagáis el Crucero por el Río Lomboc. Es un recorrido de 2h en barco por del río, con buffet libre y música en vivo mientras vislumbras el río rodeado de palmeras. Además, el barco hace una parada en un punto donde un grupo de niños y mujeres locales bailan danzas ancestrales de Filipinas.

SIARGAO

Si te gusta el surf o quieres aprender, Siargao es tu sitio en Filipinas. Sin embargo, aunque este es uno de los principales motivos por el que la gente visita esta isla, no es lo que la hace especial. Otra gente la visita para hacer el Hopping Island, lo que, después de haber hecho los tours de islas en El Nido y Coron, aseguro que deja mucho que desear.

Las 3 islas que se visitan, para mí, fueron algo “sin más”. Pero alquilar una moto y recorrer la isla, eso sí que lo repetiría y repetiría una y otra vez. Aquí tuve la suerte de ver gente local, que nos miraban con asombro y curiosidad, como quien ve la televisión por primera vez. Y todo fue porque nos perdimos con las motos. La gente nos sonreía y nos decía adiós. ¿Y qué decir de los paisajes de infarto? Había miles de palmeras. y vegetación por todas partes.

Además, si buscáis ambiente…. aquí lo encontraréis, ya que hay fiesta casi a diario. Hay muchos extranjeros que viven aquí o están de vacaciones para surfear. De ahí que, al ser una isla tan poco explotada y al tener tanta demanda, encontrar alojamiento es misión imposible.

Antes de irme de España, los alojamientos aparecían como completos. Y una vez allí, si no nos recorrimos 15 alojamientos preguntando si tenían habitación, no nos recorrimos ninguno. Os aconsejo que busquéis alojamiento con tiempo, porque la isla suele estar completa y será difícil encontrar algo barato (precio mochileros) y que esté bien.

CEBU CITY

Por último, para volver de Siargao a Manila, tuvimos que hacer Siargao-Cebu y luego Cebu-Manila. Pasamos un día en Cebu City, lo cual pintaba bastante mal. Cebu City es una ciudad bastante caótica y sucia, al estilo de Manila, pero menos moderna. Puesto que era Semana Santa, concretamente Viernes Santo, y en Filipinas la mayoría es católica, era día festivo, por lo que todo estaba cerrado y no había nada que hacer. Vimos algunas procesiones, algo que fue una experiencia diferente, pues los tronos eran más austeros y no había penitentes, sino que la gente seguía los tronos portando una vela en la mano. Creo que en todo el día nos cruzamos solo con dos turistas y la gente nos miraba con curiosidad.

Aunque al final del día nos lo pasamos genial por todo lo que nos sucedió, no os recomendaría Cebu City. Mi viaje por las islas Filipinas acabó volviendo al hostel montada en la Patrulla de Policía de Cebu, sin duda una experiencia para recordar… Pero lo que sí que no olvidaré es la pureza de sus playas, sus lagos y su gente. Cuidan su hogar y ojalá que siga siendo así siempre. He hallado aquí la belleza más pura que jamás había visto. ¿A qué esperas para organizar tu viaje?

Estefanía Martínez

About Estefanía Martínez

Como Directora de Arte y como persona, mi deseo es inspirar y motivar a la gente a que viajen y se reinventen nutriéndose de nuevas culturas y lugares.

Leave a Reply