Llena de pasadizos, cementerios, fantasmas…. Edimburgo ofrece un aire misterioso y tenebroso a sus visitantes. Siendo la ciudad del mundo con mayor actividad paranormal, sus callejones adoquinados ofrecen, no solo oscuros rincones sino también escenarios de terribles historias que permanecen aun latentes en el corazón de la capital escocesa. Además, si eres fan de Harry Potter, aquí experimentarás los asombrosos recorridos en los que se inspiró J. K. Rowling para crear el mundo fantástico de Hogwarts.

He visto pocas ciudades que sepan transmitir la intriga como Edimburgo. Cuenta con un sinfín de leyendas e historias de brujería, atroces asesinatos y apariciones espectrales; y es por ello que se trata de una de las ciudades más hechizadas del mundo. ¿Verdades o mentiras?

La razón de mi viaje a Escocia fue la visita a un gran amigo de la Universidad. Lo primero que me dijo de Edimburgo fue que, para él, es la ciudad verde y gris. En verdad, no llueve tanto como la gente piensa y, aunque la arquitectura de la ciudad y el clima son muy grises, tiene ese toque color verdoso gracias a sus árboles y a las zonas de montaña que rodean la ciudad.

Mi primera impresión cuando pisé Edimburgo fue que los escoceses son muy agradables, a diferencia de los británicos. Me di cuenta mientras cambiaba de Euro a Libra Esterlina en el aeropuerto. Mi consejo es que cambiéis aquí algo de dinero; luego por el centro de la ciudad encontraréis algunos lugares de cambio de dinero donde perderéis menos (pero cuidado porque no hay muchos). En cuanto a cómo llegar del aeropuerto a la ciudad, hay autobuses que os llevarán en unos 45 – 50 minutos (y cuando cambiéis, pedid monedas porque los autobuses no tienen cambio).

La zona más pintoresca de la ciudad es Victoria Street, con sus fachadas teñidas de colores y su iluminación nocturna que hacen de esta calle una zona encantadora donde tomar algo por la noche (en la zona alta de la calle a la que se accede por unas escaleras, hay numerosos bares con terraza que ofrecen vistas del rincón más bonito de Edimburgo).

Cada calle cuenta una historia; es por eso que recomiendo: O bien que visitéis la ciudad junto a alguna persona que conozca el lugar; o bien que cojáis o leáis alguna guía que os informe de estos puntos. Así descubriréis los lugares en los que se inspiró la escritora de la saga de Harry Potter para desarrollar su mundo de fantasía.

En cuanto a las zonas de montaña donde hacer senderismo, se puede acceder fácilmente a pie desde el centro de la capital. De hecho, es una ciudad que se visita caminando sin necesidad de trasporte público. Las vistas de la capital desde el Arthur’s Seat muestran esa mezcla de grises y verdes de los que he hablado previamente.

Por la noche, hay una inmensa variedad de lugares por los que se puede salir. Recomiendo el pub The Banshee Labyrinth, ya que se trata de una especie de laberinto subterráneo con mazmorras y una pequeña sala de cine donde disfrutar de una noche diferente. Y si te gusta la cerveza, especialmente la artesana, Edimburgo es tu lugar. Si, por el contrario, no tienes ni idea de cerveza, podrás probar tantas como quieras. Cuando pidas recomendación a un camarero, te dará a probar cervezas hasta que encuentres una a tu gusto. Y hablando de gusto, un placer para las papilas gustativas es el Haggis, el plato más típico escocés que encontrarás en la carta de la mayoría de los restaurantes.

Además, Edimburgo cuenta con la Unidad de Parapsicología Koestler (KPU) en la Universidad de Edimburgo que se encarga de estudiar los fenómenos paranormales. De hecho, en el cementerio de Greyfriars existe una zona cerrada al paso con una verja debido a su alta actividad paranormal. Y es que, este cementerio tiene fama de estar embrujado. La leyenda urbana cuenta que si eres capaz de introducir la mano en el Mausoleo Negro del famoso sanguinario Bloody Mackenzie y sientes una brisa, es porque su fantasma ha percibido tu presencia y entonces… ¿quién sabe qué será de ti?

Estefanía Martínez

About Estefanía Martínez

Como Directora de Arte y como persona, mi deseo es inspirar y motivar a la gente a que viajen y se reinventen nutriéndose de nuevas culturas y lugares.

Leave a Reply